martes, 27 de septiembre de 2011

Ese momento.

Despiertas cada día con la ilusión de que ese día sea mejor, sonríes, te levantas de la cama y esperas unas horas sentada en el sofá sin hacer nada interesante, descansando sin más. Entonces llega y sonríes pero te das cuenta que en su cara no hay ninguna sonrisa dibujada, su cara tiene una expresión estraña, esa que te hace sentir como una autentica mierda, te mira con desprecio y tu no sabes que decir. Entonces lo unico que te pasa por la cabeza son cosas negativas, por qué?, por qué me miras asi por descansar?, qué pretendes que sea tu criada?, por que cuando te ayudo tu no das las gracias y no eres capaz de hacer lo mismo?
Te formulas muchas preguntas y piensas que eres una egoista aunque en el fondo sepas que te mereces ese descanso tras un año entero sin parar mientras él estaba acostado descansando sin parar y tú te callabas por evitar discusiones.